• Inicio
  • Organismos
  • JPIC
  • JPIC, valores transversales. Significado de la transversalidad

JPIC, valores transversales. Significado de la transversalidad

Nuestro hermano Vicente Felipe, nos envía este interesante texto relacionado con JPIC, Justicia y Paz e Integridad de la Creación

1. JPIC como valores y JPIC como instancia de animación de esos valores

La misión de JPIC no siempre ha estado clara en la Orden, y para muchos hermanos sigue sin estarlo. Muchos piensan que lo mismo que hay unos hermanos que se dedican al trabajo parroquial o al trabajo en colegios o en santuarios, et. -y si están haciendo uno de esos trabajos ya no tienen tiempo para los otros-, JPIC es el trabajo de los hermanos que han sido nombrados para esa tarea y que se dedican a temas sociales, y no es tarea de todos.

Aquí hay una confusión, porque en JPIC hay que distinguir dos cosas, como ya he dicho en algún otro artículo: JPIC son, en primer lugar unos valores bíblicos, muy propios de nuestro carisma franciscano, y en segundo lugar es una estructura de animación que tiene como tarea la de ayudar a que esos valores (los que las CC.GG. y los Capítulos nos dicen sobre la fraternidad entre los seres humanos y con toda la creación, sobre la defensa de la dignidad humana, sobre la pobreza y la solidaridad con los pobres, sobre nuestra misión pacificadora y reconciliadora ), se integren en nuestra vida y misión. 

Valores que han de integrarse en nuestra vida (oración, relaciones interpersonales, uso de los bienes, ejercicio de la autoridad, vivencia de los votos, vida cotidiana en general), y en nuestra misión (en todos los ministerios: parroquias, colegios, misión “ad gentes”, pastoral social, etc.). Vida y misión que no son dos realidades separadas, porque la misión forma parte de la vida, y el estilo de vida es nuestra primera forma de misión.

En cuanto valores evangélicos y franciscanos, los valores de JPIC son transversales y han de ser vividos por todos los hermanos, cualquiera que sea su edad y su trabajo. Y sólo en cuanto organismo o comisión de animación, JPIC es tarea sólo de algunos hermanos. No hay, por tanto “hermanos de JPIC” y otros que no lo tengan que ser. Son valores, repito, que hemos de vivir todos los hermanos (basta que leamos los capítulos IV y V de las CC.GG.)

2. Significado de la transversalidad

Bajo las siglas JPIC se encuentran los valores del amor, la justicia, el diálogo, el respeto y el cuidado de la creación, la colaboración, el compartir, la preocupación por los débiles y excluidos, la igualdad, la libertad, la solidaridad, el perdón, la reconciliación, la paz. Estos valores forman parte del ADN de nuestro carisma, al igual que la oración, la fraternidad, la minoridad, la evangelización; son valores determinantes y trasversales en la configuración de la vida de los hermanos menores y están íntimamente relacionados, son interdependientes, cada uno de ellos remite y reclama los otros. Esto quiere decir dos cosas:

  1. Que vivir los valores de JPIC afecta al modo de vivir la oración, la fraternidad, al modo de ver la realidad, a la economía, al estilo de vida, a la misión... 
    • Vivir los valores de JPIC hace que en la oración y en la Eucaristía estén muy presentes las realidades de nuestro entorno, de nuestro país y de nuestro mundo; que apliquemos la Palabra a esas realidades, que leamos la Escritura desde los pobres, que los tengamos muy presentes en nuestras homilías y catequesis, al igual que la defensa de la paz, los derechos humanos y el cuidado de la creación.
    • Vivir la JPIC lleva a fomentar la paz en el trato mutuo de los hermanos, a aprender a resolver los conflictos en forma no violenta, a vivir el perdón y la reconciliación; a tener en cuenta en el proyecto de vida comunitario el análisis de la realidad, el servicio a los pobres, la vivencia concreta del respeto por la creación mediante un estilo de vida sobrio, y el uso evangélico y, por eso, solidario de nuestros bienes.
    • Vivir la JPIC nos lleva a que en la evangelización demos la prioridad al testimonio de vida personal y comunitaria que según CC.GG. art. 89,1 “es el primer modo de evangelización, que puede y debe ser ofrecido por todos los hermanos...” y para que haya un testimonio auténticamente evangélico se debe vivir la solidaridad con los pobres y el trabajo por la justicia, la paz y la integridad de la creación. En todos nuestros ministerios hay que tener claro que evangelización no es sólo el anuncio explícito del Mensaje cristiano, sino también la promoción auténtica del hombre, la lucha por los derechos humanos, el compromiso por la justicia y la paz”  .
  2. Y viceversa, que JPIC no se puede vivir si no es desde el encuentro personal con Jesucristo, sin la escucha de Dios en la Escritura, en la Iglesia, en las personas, especialmente en los pobres, y en los acontecimientos; que JPIC no puede ser labor de francotiradores, que se realiza independientemente de la Fraternidad, sino desde la vivencia de la Fraternidad hacia dentro y desde la búsqueda, el discernimiento y el proyecto de vida comunitario; que JPIC ha de vivirse desde la minoridad, adoptando la vida y condición de los pequeños de la sociedad (cf. CC.GG. 66,1), insertos en la realidad, viviendo el respeto por la creación (cf. CC.GG. 71), y transitando los caminos de la no-violencia (cf. CC.GG. 69) y de la solidaridad con los excluidos (cf. CC.GG. 96); que el trabajo transformador de la realidad que pretende JPIC no es simplemente un trabajo social sino que es misión evangelizadora, realizado desde la llamada que el Señor Jesús nos hace a anunciar, con obras y palabras, el reinado de Dios, que es tarea de humanización y de fraternidad universal.

3. JPIC no es una comisión entre otras

La comisión de parroquias trata de coordinar la reflexión y el trabajo en las parroquias, la de colegios hace lo mismo en su campo, e igualmente la de economía y las demás, que pueden realizar su tarea con total autonomía unas de las otras.

Sin embargo, por lo que he dicho anteriormente, la Comisión de JPIC, que tiene como tarea la de “procurar que los valores bíblicos y franciscanos de JPIC formen parte de la vida y la misión de la Provincia, de los hermanos y de las Fraternidades, e instruir a los hermanos en los temas relacionados con JPIC” (cf. EEGG 42, 1-2) ha de trabajar trasversalmente en muy estrecha relación con las otras comisiones: vida fraterna, Formación permanente e inicial y Evangelización en todos sus campos…

No es que los que trabajan en parroquias o en colegios o en conventos o en santuarios o en pastoral juvenil o en la economía tengan que hacer además un trabajo extra de JPIC. NO. Tienen que hacer su trabajo pero preguntándose si están viviendo esos valores del carisma y si los están, efectivamente, promoviendo desde su ministerio específico. Ahí es donde la comisión de JPIC está llamada a ayudar y para eso contáis con nuestra total disponibilidad.

Hno. Vicente Felipe

 

Este sitio web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de ellas. Puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento. Política de privacidad. politica de cookies.

  
ACEPTAR