Luz que alumbra

Lucas (2,22-35)Evangelio según san Lucas (2,22-35)

 Cuando llegó el tiempo de la purificación, según la ley de Moisés, los padres de Jesús lo llevaron a Jerusalén, para presentarlo al Señor, de acuerdo con lo escrito en la ley del Señor: «Todo primogénito varón será consagrado al Señor», y para entregar la oblación, como dice la ley del Señor: «un par de tórtolas o dos pichones.» Vivía entonces en Jerusalén un hombre llamado Simeón, hombre justo y piadoso, que aguardaba el consuelo de Israel; y el Espíritu Santo moraba en él. Había recibido un oráculo del Espíritu Santo: que no vería la muerte antes de ver al Mesías del Señor. Impulsado por el Espíritu, fue al templo. Cuando entraban con el niño Jesús sus padres para cumplir con él lo previsto por la ley, Simeón lo tomó en brazos y bendijo a Dios diciendo: «Ahora, Señor, según tu promesa, puedes dejar a tu siervo irse en paz. Porque mis ojos han visto a tu Salvador, a quien has presentado ante todos los pueblos: luz para alumbrar a las naciones y gloria de tu pueblo Israel.» Su padre y su madre estaban admirados por lo que se decía del niño.
Simeón los bendijo, diciendo a María su madre: «Mira, éste está puesto para que muchos en Israel caigan y se levanten; será como una bandera discutida: así quedará clara la actitud de muchos corazones. Y a ti, una espada te traspasará el alma.»
Palabra del Señor

Jesús pasa inadvertido. No todos se dan cuenta en el templo de su presencia. Los sacerdotes, demasiados ocupados con los ritos que deben realizar, no advierten nada en especial. Solo el anciano Simeon y la anciana Ana se dan cuenta. Movido por el espíritu, Simeon toma en su brazo a Jesús, cosa que solo le corresponde al sacerdote y él no lo es. Con lo que nos está dando ejemplo de que la fe ha de estar por encima de las normas ya hechas.
Y nos recuerda, además, que el Hijo de Dios acude siempre a la cita para que cada cual le tienda los brazos y se funda estrechamente con él pues para encontrarse con Dios hay que poner todo el corazón en ello.
Las citas con Cristo ponen siempre los corazones al descubierto, a plena luz. Frente a Cristo apenas hay más que dos actitudes posibles: o entro en el amor hasta morir por Él, o rechazo el amor y pido la muerte de Cristo.
El anciano lleva el niño en brazos, pero es el niño el que guía sus pasos.
¿Faltarás hoy a la cita con el Señor? ¿Le tenderás los brazos? ¿Le dejarás a Él que guíe tus pasos?

¡Paz y Bien!

La Comisión para la Pastoral Educativa …

12-01-2018

...

Continuar Leyendo

2018 Curso JPIC: “Migración: causas, …

11-01-2018

...

Continuar Leyendo

Informativo JPIC: CONTACTO (10-12.2017)

03-01-2018

...

Continuar Leyendo

Fraternitas 01.2018 (No. 251)

01-01-2018

“Fraternitas” (Enero de 2018) está en línea y se puede descargar en diferentes idiomas.

PDF:  English – Español – Italiano – Français – Hrvatski – Polski – Português

DOC:  English – Español – Italiano –Français – Hrvatski – Polski – Português

 

Continuar Leyendo

Sor Maria de la Trinidad: debilidades y …

29-12-2017

...

Continuar Leyendo

RIP: Fr. Francesco Bravi, OFM, ex Vicari …

28-12-2017

...

Continuar Leyendo

Este sitio web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de ellas. Puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento. Política de privacidad. politica de cookies.

  
ACEPTAR