Consagración Episcopal de Mons. Jesús Galeote, ofm

A las 23,55h del sábado 18 de mayo salía de Madrid para Santa Cruz de la Sierra el avión de AirEuropa en el que íbamos los hermanos José María Sainz y Vicente Felipe, comisionados por el Definitorio provincial para participar en la consagración episcopal de Fr. Jesús Galeote Tormo como Vicario Apostólico del Vicariato de Camiri, como signo de cercanía de la Provincia para con él. Jesús se formó, hizo la profesión y fue ordenado presbítero en la extinta Provincia de Castilla y está en Bolivia desde 1986, con un paréntesis de 9 años en Tailandia (2006-2015).

Aterrizamos a las 5 de la mañana del domingo en el aeropuerto de Viru Viru donde nos recogió un hermano boliviano que nos llevó al convento-parroquia de San Antonio, en el que nos alojamos. Allí está viviendo actualmente el P. Luis Rodríguez que lleva en Bolivia 42 años. Fue una gran alegría encontrarnos con él y ver que se encuentra bien, después de haber pasado una temporada muy débil por el stress causado por el muchísimo trabajo que tenía en Roboré. Él nos acompañó todo el tiempo y hablamos muchísimo con él. El domingo por la tarde nos llevó a ver la catedral de Santa Cruz y el lunes por la tarde le acompañamos a celebrar Misa en una de las capillas de la ciudad en las que celebra Misa y que es atendida por laicas, mayormente.

El martes, 21, a las 9 de la mañana, junto a Luis Rodríguez y a otros tres frailes de la Provincia franciscana de San Antonio de Bolivia, en el autobús que habían alquilado los obispos bolivianos, salimos para Camiri, a casi 300 kms de Santa Cruz. Empleamos en el viaje cinco horas y media. Los obispos y los frailes fuimos alojados en dos hotelitos y en el convento, y el Nuncio en la casa del obispo. Cenamos a las 18,00h y a las 19,00h concelebramos en la Eucaristía en la que se celebraban los 100 años del Vicariato de Camiri, que en los inicios se había llamado Vicariato del Chaco, Eucaristía que fue presidida por el presidente de la Conferencia episcopal boliviana y concelebrada por el Nuncio Apostólico de Bolivia, la Conferencia episcopal casi al completo, y multitud de frailes y curas diocesanos, y en la que Jesús Galeote confesó la fe de la Iglesia y fueron bendecidas sus insignias episcopales. Después de la Eucaristía hubo un brindis y a continuación un acto cultural con motivo del centenario del Vicariato con actuaciones musicales, bailes del folklore boliviano y un video con la historia del Vicariato.

Por fin, el día 22, a las 10 de la mañana comenzó la Santa Misa de Consagración del nuevo obispo. Fue presidida por el Nuncio Apostólico y a su lado estuvieron el obispo de Tarija, el palentino Javier del Río, el obispo auxiliar de la paz, el franciscano boliviano Mons Aurelio Pessoa, el Provincial de Bolivia y el Provincial de Toscana, pues de esta Provincia eran los misioneros que trabajaron en este Vicariato hasta que se creó la Provincia Misionera de San Antonio de Bolivia. Asistieron el cardenal Toribio Ticona de Bolivia, los obispos franciscanos con el resto de obispos de la Conferencia episcopal y más de un centenar de sacerdotes, entre franciscanos y diocesanos. Y la catedral estuvo abarrotada de fieles, entre los que había muchísimas religiosas y también las autoridades de esta ciudad que tiene unos 50.000 habitantes y que estaba de fiesta por el centenario. La celebración duró más de tres horas y fue muy emotiva y alegre. Estuvo muy bien preparada y lo hicieron extraordinariamente bien la monitora, los lectores y los cantores. Terminada la Eucaristía fuimos a comer al colegio del Niño Jesús. En un gran patio, varios centenares de personas comimos un único y sencillo plato con arroz, patatas y carne. Mientras, las autoridades del lugar homenajeaban al nuevo obispo y al Cardenal Toribio, por su labor misionera, social y cultural.

Inmediatamente después de comer el minibús de los obispos, donde íbamos también Luis, José María y Vicente, emprendió su regreso a Santa Cruz, empleando esta vez en el viaje seis horas y media. Al día siguiente por la mañana tomamos el avión de regreso a España, felices y agradecidos por lo celebrado, por haber encontrado bien a nuestros hermanos, y por haber tenido esta oportunidad de acompañar a Jesús Galeote en este acontecimiento de gracia.

Hnos José María Sáinz y Vicente Felipe

Este sitio web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de ellas. Puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento. Política de privacidad. politica de cookies.

  
ACEPTAR